Me venía maquinando ya hace días con pensamientos de cosas del pasado, que desde el vamos no tienen solución, sólo aceptarlas para de ese modo poder archivarlas y vivir más tranquilos.

No sé por qué a veces hablo en plural, quizá para sentir o pensar que a muchos otros les puede estar pasando lo mismo. Esa misma semana, mi psicóloga me planteó una analogía muy gráfica:”cuando vayas por la calle, intentá caminar hacia adelante pero mirando hacía atrás a ver qué pasa: te chocás, te perdés, te caés, dejás de ser vos.